Jueves, 23 Mayo 2013 09:39

LUIS ALBERTO LAMATA PRESENTARÁ AZÚ EN MARACAIBO

Hace dos años, Luis Alberto Lamata inició el rodaje de una película en la que narra la historia de esos personajes olvidados que pertenecieron a una época fría y dura: los esclavos. Hoy el proyecto es un hecho, el largometraje está listo y se proyectará esta noche, a partir de las 7.30, en el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez (CAMLB).

La actividad, que está enmarcada en el aniversario del Cine Club Universitario, tendrá la presencia del director, quien dialogará con el público y explicará algunos aspectos importantes del rodaje. Pero La Verdad se adelantó a la conversación y lo llamó ayer. Desde su casa en Caracas contestó el teléfono y comenzó a hablar de Azú.

"El público se encontrará con la aventura de una chica del siglo 18 en Venezuela, una esclava que tratará de huir hacia su libertad. Ella llega desde África a una hacienda, en la que es expuesta a todo tipo de ultraje. Don Manuel es un depredador sexual y se obsesiona con Azú; aunque también aparece el viejo sabio de los esclavos, cuyas raíces africanas están muy arraigadas y se da cuenta de que la muchacha viene de su misma tribu. Ahí es cuando se desatan los ideales de lucha".

Para Lamata, lo más importante en esta cinta es precisamente su contenido. "Es un relato que atrapa y sé que todos los espectadores se van a identificar con la chica. Además, hablar de unos personajes que no se mencionan y que vienen de un pasado anónimo es algo que a mí como cineasta me emocionó desde el primer momento. Considero que esta obra aporta algo fundamental a lo que somos nosotros como venezolanos. Siento que hoy también hay un espíritu combativo y libertario".

 

¿Casualidad o causalidad?

Flora Silvestre es Azú, la protagonista. Conseguirla no fue fácil, según el creador. Necesitaban a una muchacha muy joven y con rasgos africanos fuertes, marcados. "La idea era personificar a alguien virgen y que no tuviera mezclas. Los mulatos llegaron al país luego de la violación de muchas esclavas, antes no; así que encontrar al personaje principal fue una dura tarea". Explicó que en la lista de actrices que el conocía había pocas o ninguna.

Entonces sucedió algo increíble: Luis Castillo, jefe de castin, iba en el Metro de Caracas cuando de pronto vio a Flora. Se le acercó y le preguntó: "¿Quieres ir a una prueba para un papel en la nueva película de Luis Alberto Lamata?". La joven aceptó y, para sorpresa del director, lo hizo excelente. "Su sueño era ser actriz y la oportunidad le llegó con nosotros. Yo estoy muy satisfecho con su trabajo. Ella se entregó por completo. Mientras más la veía, más me convencía".

 

Rodaje en marcha

Con la protagonista escogida, el rodaje marchaba bien. Fueron siete semanas filmando en una localidad de Barlovento, las cuales se vieron interrumpidas por las fuertes lluvias. "Hubo dos vaguadas, los ríos crecieron y eso nos dificultó el proceso. Sin embargo, pudimos retomar sin problemas". El equipo de trabajo también fue un factor de ayuda en este proyecto. "Fue impresionante la pasión con la que realizaron todo. Eso se verá en el largometraje".

El director venezolano invitó a toda la comunidad marabina a que vean hoy Azú en el Lía Bermúdez. "No se arrepentirán. Es una película intensa y con centrados objetivos de persecución, libertad y transformación. La angustia de Azú impactará a la gente. Aún en el presente verán todas las cosas que hay en común. Somos seres humanos tratando de construir un mejor futuro".

Visto 153 veces